jueves, 16 de octubre de 2008

Un post de arturo durán

Texto escrito a propósito del Blog Action Day.

El ‘Blog Action Day’ es esta vez oportunidad para actualizar aquello que Oscar Lewis, antropólogo de la pobreza, llamó la ‘cultura de la pobreza’. La describe y define en las primeras páginas de su famoso libro ‘Los Hijos de Sánchez’ que tiene por subtítulo ‘Autobiografía de una familia mexicana’ (Random House 1961, Ed. Joaquín Mortiz, Mx. 1964). En la Introducción (p. XVI) Lewis nos da una detallada descripción de los 50 componentes de su definición de lo que era la cultura de la pobreza en Ciudad de México de los años cincuenta, muchos de los cuales aún persisten por toda América Latina, a medio siglo de ‘Los Hijos de Sánchez’.

En sus inicios a comienzos de la actual década, el programa Chile Solidario – equipado con modernos sistemas de monitoreo en-línea – contemplaba 54 ‘aspectos’ de la pobreza que componían la ficha electrónica de las familias más pobres del país.

Lewis va mencionando uno por uno dichos componentes – los períodos de desocupación, bajos salarios, diversidad de ocupaciones no calificadas, trabajo infantil, ausencia crónica de dinero en efectivo, ausencia de reservas alimenticias en casa, el recurso frecuente a la violencia al zanjar dificultades, uso frecuente de la violencia física en la formación de los niños, abandono de madres e hijos. Hoy día podemos sorprendernos de ver cuan válidas son aún muchas de sus categorías – por ejemplo: no poder obtener crédito en los bancos. Quienes viven la cultura de la pobreza tienen un fuerte sentido de la marginalidad – observa ya en esos años el antropólogo.

Pero la frase que no he olvidado y que he vuelto a buscar para hoy – es donde Lewis destaca que la cultura de la pobreza es “ un sistema de vida, notablemente estable y persistente, que ha pasado de generación en generación a lo largo de líneas familiares… Es un factor dinámico que afecta la participación en la cultura nacional más amplia y se convierte en una subcultura por sí misma” (p. XIV)

Es una cultura de la sobrevivencia que – observada por el antropólogo Lewis en los años cincuenta – permitió y permite hoy aún a a muchos sobrellevar condiciones de vida adversas y – cuando éstas no lo impiden totalmente – formar familia.

Enlace:

Bernardo Kliksberg “Más ética, más desarrollo” Octubre 2005 - Capítulo del libro en pdf. Bernardo Kliksberg es consultor principal del PNUD. (ver presentación en Clarín)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada